Pianos de cola YAMAHA CX Series

Un marco posterior más grueso que aumenta significativamente la resonancia y los matices del sonido

Uno de los factores más importantes a la hora de conseguir un tono más rico es el apoyo de que goza un instrumento. Cuando se tocan potentes fortissimos, la fuerza ejercida sobre el instrumento hace que este se doble ligeramente, perdiendo energía. La zona del piano que soporta esta fuerza y la transforma en profunda reverberación se conoce como “barratge”, resultando similar al esqueleto de un cuerpo humano.

Así, por ejemplo, en el caso del C3x, este barratge es aproximadamente un 20% más grueso que en otros pianos, mejorando visiblemente el apoyo y siendo reflejo de los estudios por los que la pianos de la Serie CX han sido totalmente rediseñados.

Una nueva tapa armónica que amplifica la expresividad del artista.

Un violín está construido alrededor de un bonito cuerpo con curvas y formas tridimensionales similares, en cierto modo, el diseño cóncavo y tridimensional de la tapa armónica de un piano. La fabricación de esta es crucial en la estructura de cualquier piano, y por eso los ingenieros constructores de pianos consideran de capital importancia resolver el problema de la transmisión de las vibraciones de las cuerdas al aire circundante a través de la tapa armónica . Durante muchos años, Yamaha ha acumulado una gran experiencia en la construcción de pianos y ha aplicado unas técnicas de ingeniería insuperables, lo que garantiza la máxima proyección del sonido desde la tapa armónica.

El diseño resultante agrupa fenómenos físicos propios de la fabricación de los pianos, creando una tapa armónica que le permita vibrar fácilmente, lo que no habría sido posible sin los profundos conocimientos que posee Yamaha sobre el tradicional arte de crear pianos, que va de la mano con la experiencia y el conocimiento de la ingeniería tecnológica.

Las mismas técnicas desarrolladas para unir las costillas y el puente en la tapa armónica al CFX  se usan para construir el C3x y modelos superiores, que requieren una gran proyección, Incluso el proceso de instalación de la tapa armónica resultante en el cuerpo del piano ha sido investigado con minuciosamente. Estos detalles han dado como resultado una mejora radical de la proyección del sonido y una respuesta sin precedentes que los intérpretes exigen.

Nuevas cuerdas: largos sostenidos y una gran gama de armónicos.

Las cuerdas son las responsables del sonido de un piano.

En conjunción con los martillos, la tapa armónica y la estructura del piano, las cuerdas tienen un efecto muy profundo en el timbre y los sostenidos del instrumento.

La serie CX utiliza cuerdas que producen un sonido rico con complejos armónicos en los registros medios y agudos. Estas nuevas cuerdas junto con la solidez de su estructura reforzada, son las que confieren a pianos de la serie CX un sonido lleno de matices.

La experiencia en la fabricación del arpa se traduce en calidad.

El arpa de un piano moderno debe poder soportar una tensión total de las cuerdas de más de veinte toneladas y no sólo debe formar un todo con la estructura de madera para soportar la tensión de las cuerdas, sino que influye profundamente en el sonido del instrumento. Yamaha fabrica sus propias garras y utiliza un método de fuera conocido como “Vacuum Process”, desarrollado a lo largo de muchos años creando algunas de las mejores garras para piano del mundo.

Durante este tiempo, hemos acumulado un cúmulo de conocimientos sobre la influencia de factores tales como el control de la temperatura y la composición de la fundición, e incluso el recubrimiento de la estructura, afectan a las propiedades acústicas del piano. Esta es una de las razones principales por las que Yamaha puede garantizar calidad y fiabilidad en los pianos que fabrica.

Unos martillos desarrollados por la Serie artesanal de concierto CF

Unos martillos excepcionales resultan esenciales a la hora de producir un sonido expresivo y maleable. Yamaha, a diferencia de muchos otros fabricantes de pianos, produce la mayoría de sus componentes de alta calidad y busca constantemente nuevas maneras de aprovechar los conocimientos desarrollados para dotar sus martillos de tonalidad, resistencia y potencia.

La serie CX también se ha beneficiado de los resultados de este trabajo de investigación y desarrollo, y utiliza el mismo fieltro que la serie artesanal de concierto CF, ajustados a cada modelo de la serie por razones de tamaño. Esto garantiza a los pianos de la serie CX un sonido expresivo, con un rango tonal claro y lleno de matices.

La entonación y la regulación dan vida a los pianos.

Los pianos ofrecen a los pianistas una libertad muy limitada. De hecho, además de los pedales, el rango expresivo del pianista se limitaría a los 10 mm de recorrido en cada una de las 88 teclas. Sin embargo, las casi infinitas combinaciones de la acción de los pedales junto con la velocidad y la intensidad aplicadas sobre las teclas produce un rango tan amplio de variaciones tonales que no pueden ser reproducidas con la tecnología digital actual. Aquí radica la verdadera clave de un piano acústico: permite el pianista alcance un increíble grado de expresividad con un recorrido de tecla de tan sólo 10 mm.

Esta es la razón por la que Yamaha dedica tanto tiempo al proceso de entonación de sus pianos, imprescindible para que el pianista pueda transmitir a las cuerdas sus sentimientos. Durante la regulación del instrumento, un experimentado artesano ajusta cada movimiento de la maquinaria y del teclado para que esta transfiera cada matiz del pianista durante su interpretación. En el proceso de entonación, cada uno de los martillos, responsables de la emisión del sonido por parte de las cuerdas, es “entonado” para ajustarse al conjunto y así conseguir un tono final uniforme y equilibrado que resulte agradable al tocar. Incluso en la actualidad, en una época de constante y rápido desarrollo tecnológico, estas tareas siguen realizando expertos artesanos comprometidos para garantizar la elevada calidad de estos instrumentos. Esta es, entre otras, una de las razones por las que Yamaha sigue siendo uno de los fabricantes de pianos más importantes del mundo. Un diseño donde se fusionan el piano y el pianista, al estilo de la serie CF

Diseño totalmente renovado.

Con un estilo similar al de la serie CF de pianos artesanales de concierto, la serie CX presenta unas líneas sencillas y elegantes, tomando como punto de partida las patas características del piano, alejándose de cualquier exceso ornamental. Esta elegancia aumenta gracias a la sólida pedalera, que permite pisar los pedales con toda la fuerza que requiera la emoción del intérprete, una filosofía de “diseño funcional” mediante la cual pianista y piano se funden en una unidad al interpretar.

El recubrimiento de las teclas blancas en Ivorite, un material que tiene un tacto, un color y una absorbencia muy similares a los del marfil natural, junto con el ébano natural utilizado en las teclas negras, garantizan el intérprete el mayor confort posible y una mejor tracción de los dedos sobre las teclas.

La seguridad de un piano de cola Yamaha

  • La serie CX viene equipada con un límite de seguridad que evita dañar los dedos en caso de que la tapa se cierre de forma inesperada.
  • La cubierta del teclado dispone de un mecanismo de cierre frenado, lo que significa que ya no hay que preocuparse de que caiga sobre los dedos de forma inadvertida.